El Estudio Jurídico está a cargo del Dr. Emiliano Sebastián Herrera, y trabaja en la ciudad de Córdoba. Tiene como objetivo brindarle a sus clientes un servicio jurídico integral de calidad. Por ello, ofrecemos un servicio jurídico confiable y personalizado, estando siempre a disposición del cliente en el momento en que lo necesite.

Le ofrecemos la garantía de nuestro compromiso y responsabilidad.

El estudio se dedica tanto al Derecho Civil y Comercial, incluyendo las temáticas relacionadas a la familia, como al Derecho Laboral.

No dude en consultarnos, algunos de las temáticas de las cuales se ocupa el estudio son:

  • Empleo en negro, despidos, registración parcial, otros reclamos.
  • Consultoría en compra de propiedades y negocios inmobiliarios.
  • Sucesiones
  • División de condominio. Acciones Posesorias. Usucapión. Reivindicación. Saneamiento de Títulos.
  • Daños y perjuicios
  • Divorcios
  • Filiación, Alimentos y Régimen de Visitas
  • Desalojos, Cobro de Alquileres, Contratos de locación, de desocupación, etc.
  • Ejecución y Defensa en Juicios Ejecutivos: pagarés, cheques, letras de cambio, ejecuciones hipotecarias y prendarias
  • Confección de contratos y cartas documento.
  • Acciones en Defensa del Consumidor.
  • Acciones de amparo, medidas cautelares y recursos. Reclamos Administrativos ante entidades públicas.

 

 

Nuestros telefonos son 0351-4214387 – 152416077.

La dirección es General Paz 94 – 5 Piso – Of. 7

Las consultas relacionadas con el Derecho Laboral y de Familia son sin cargo.

Aceptamos tarjetas de Crédito

Aceptamos tarjetas de Crédito

Consúltenos
Brindamos servicios jurídicos de asesoramiento jurídico y litigamos en tribunales provinciales y federales.Consúltenos
Diligenciamiento de cédulas y oficios en Córdoba Capital y alrededoresMás información
Servicios de cobranzas de deudas para su empresaMás información
Nos asociamos con otros profesionales para brindarles un servicio completo de administración de personalIr al sitio
Consúltenos

¿Quiere contactarse con nosotros?

Consúltenos sin compromiso, ya sea en los comentarios de cada nota o a través de nuestra página de contacto

Consúltenos
  • bicicleta

Accidentes de tránsito: responsabilidad concurrente del ciclista por maniobras imprudentes

|1 Comentarios

Los actores demandaron por el resarcimiento de los daños que padecieron con motivo del accidente ocurrido cuando la Sra. Quiroga se desplazaba en bicicleta con su hijo de casi seis años, giró a la derecha y fue impactada por la motocicleta del demandado. En el expediente se tuvo por acredita que fue la moto fue el vehículo que embistió a la bicicleta; que el impacto entre ambos vehículos fue consecuencia del accionar de la actora, quien en inmediaciones de la senda peatonal varió su línea de marcha para evitar los pozos existentes en la calzada, se interpuso en la trayectoria de la moto y fue colisionada por alcance por éste último vehículo; pero que también el demandado tuvo un grado de responsabilidad, ya que, no pudo o no supo esquivar el pozo que había en la calle, ni dominar la marcha correcta de su vehículo, ni evitar el obstáculo que se le presentó, como fue la maniobra de la actora. El fallo atribuye a la parte actora (la conductora de la bicicleta) el 50 % de responsabilidad por el accidente de tránsito protagonizado, toda vez que se encontraba probada la realización de las maniobras imprudentes que efectuara al comando de su bicicleta. Si bien se reconoce que la bicicleta es un vehículo de alta inestabilidad, y que quienes circulan por la vía pública deben tener en cuenta esta característica por ser un riesgo propio del tránsito, ello no significa que el ciclista esté autorizado legalmente para maniobrar sorpresivamente a su antojo. Establece la sentencia que "La actora debió advertir con anticipación a quienes circulaban detrás suyo, el propósito de realizar la maniobra aludida. Ese deber surge de lo dispuesto por el inc. b, art. 48, Ley 6082/1993. Así pues, queda en evidencia que la maniobra sorpresiva realizada por la accionante para evitar las irregularidades de la calzada, resultó imprudente e intempestiva y fue determinante del acaecimiento del accidente, al interponerse sin aviso en su línea de marcha. Por lo demás, la circulación en un vehículo carente absolutamente de protección, le exigía a la ciclista el mayor cuidado, máxime si lo hacía con su hijo menor de edad montado en la parrilla de la bicicleta. La maniobra sorpresiva para eludir una irregularidad del pavimento, que no eran de una magnitud que hiciera imposible transitar sobre ellas, demuestra que su dominio de la dinámica del rodado no era el adecuado."

  • mcdonalds

Derecho a la imagen: la justicia condenó a la empresa McDonald’s por usar la imagen de un empleado en una publicidad sin su consentimiento.

|1 Comentarios

Se confirmó en la Cámara un fallo que condenaba a la empresa McDonald's a resarcir a un ex empleado a raíz de la utilización de su imagen, nombre y apellido, en un campaña publicitaria, toda vez que no acreditó haber obtenido del mismo -pasante- el consentimiento necesario a tales El actor relató que, con motivo de la puesta en uso de un uniforme nuevo, le iban a sacar una foto y usarla para exhibir las prendas. Nunca le informaron de la magnitud que iban a tomar las imágenes: comenzó a verse en publicidades en folletería, banners, etc. La Cámara conceptualizó el derecho a la imagen de la siguiente manera: “Se trata de un derecho personalísimo autónomo como emanación de la personalidad, contenido en los límites de la voluntad y de la autonomía privada del sujeto al que pertenece. Toda persona tiene sobre su imagen un derecho exclusivo que se extiende a su utilización de modo de poder oponerse a su difusión cuando ésta es hecha sin autorización, a menos que se den circunstancias que tengan en mira un interés general que aconseje hacerlas prevalecer sobre aquel derecho. La producción de este derecho es independiente de la tutela al honor, a la intimidad y a la privacidad” Este derecho sólo puede cederse mediando consentimiento del titular y en los límites de dicho consentimiento. No habiendo probado la empresa dicho consentimiento se la condenó a resarcir los daños causados. Fallo Completo: