Fallo: Abogado en relación de dependencia. Que el actor sea abogado no obsta la aplicación de la presunción contenida en el art. 23 LCT

Resumen: La circunstancia de que el actor sea un profesional del derecho no obsta la aplicación de la presunción contenida en el art. 23, LCT. En el caso, se determinó la existencia de una relación de tipo laboral entre el accionante y una federación de empresarios a la cual asesoraba y representaba en distintos ámbitos. Cabe concluir que las partes se encontraron unidas por un vínculo de naturaleza laboral en tanto las tareas de asesoramiento cumplidas por el actor, no sólo en favor de la federación demandada sino también respecto de sus socios, dentro de su sede y en horarios por ella establecidos, por los cuales cobraba una retribución pecuniaria, formaban parte del objeto social de la accionada, quien además se beneficiaba en tanto había empresarios del sector que se asociaban a la federación para poder ser asesorados gratuitamente por el actor. Conforme la información vertida por el perito contador a partir del análisis de los Libros de Actas de la Federación, surge que la persona física codemandada ostentó reiteradas veces el cargo de Vicepresidente 2º, asumiendo finalmente como Presidente de la misma unos meses antes de despido del actor. De tal forma, se tuvo por acreditado que aún después de haber asumido el cargo, la codemandada mantuvo la situación irregular del accionante -es decir sin adecuada registración- por lo que corresponde extender la responsabilidad hacia su persona a la luz de lo establecido en los arts. 59 y 274, Ley 19550, analógicamente aplicable a la responsabilidad de los administradores y directores de las entidades civiles por vía de lo establecido por el art. 11, LCT y el art. 16, Código Civil. Fallo completo Carátula: Bonillo, Miguel Ángel vs. Federación de Empresarios de Combustibles de la [...]