Derecho de habitación del cónyuge supérstite. El derecho a seguir viviendo en la casa del esposo o esposa después de la sucesión.

En caso de fallecimiento de uno de los cónyuges, el Código Civil establece como protección del que fue el hogar conyugal, la posibilidad de seguir habitando en dicho bien, si bien no se difiere la adjudicación de la herencia, el esposo o esposa podrá seguir habitando dicho bien mientras se den las condiciones establecidas en el art. 3573 bis que dice así: Art. 3573 bis: Si a la muerte del causante éste dejare un solo inmueble habitable como integrante del haber hereditario y que hubiera constituido el hogar conyugal, cuya estimación no sobrepasare el indicado como límite máximo a las viviendas para ser declaradas bien de familia, y concurrieren otras personas con vocación hereditaria o como legatarios, el cónyuge supérstite tendrá derecho real de habitación en forma vitalicia y gratuita. Este derecho se perderá si el cónyuge supérstite contrajere nuevas nupcias.  Es un derecho real de habitación vitalicio y gratuito, y su finalidad es evitar la situación injusta de que el cónyuge se quede sin lugar donde vivier cuando el único inmueble habitable de la sucesión sea el que constituía el hogar conyugal. Este derecho es vitalicio, por lo cual se puede ejercer hasta el fallecimiento. Es gratuito también, pero no implica que el habitador no tenga que pagar impuestos, gastos de conservación, etc, lo que debe contribuir en función de su parte en el inmueble. La gratuidad implica que no debe pagar a los demás herederos por el uso que hace del bien. Requisitos: a) Que sea el único inmueble habitable del haber hereditario: Lo que significa que aún cuando existan otros inmuebles, pero no sean habitables, se aplica la norma. Existen casos sin embargo, en que pese a ser el único inmueble habitable, cuando [...]